La escuela en la economía de la abundancia

Los nuevos alumnos son hijos de la abundancia económica (por mucho que en su casa padezcan los efectos del mileurismo) y todos somos habitantes de la abundancia informativa. Economía de la abundancia le llaman, y sus síntomas son cotidianos: la cantidad de recursos y estímulos a nuestro alrededor, tantos que produce fatiga. ¿Cómo acceder a tantos datos, cómo organizarlos?
Resultado: estrés psicológico, desbordamiento, centrifuguismo, dispersión, superficialidad. Aceleración del tiempo, la angustia de no poder procesar tanto material.

La cultura del consumo (usar y tirar) interminable. La cadena de producción no puede detenerse. Trabajo basura, deslocalización. El capital financiero se mueve en tales cantidades y con tanta velocidad que parece no existir: el capitalismo líquido, la cultura volátil. El zapping.

Pero la escuela permanece blindada frente a estos cambios. En muchas ocasiones es arrasada por la realidad: conflictos, fracaso escolar. Pero en bastantes casos sobrevive con cierta elegancia. En realidad, la actual reivindicación de la autoridad del profesor (Sarkozy, Esperanza Aguirre…) es una llamada a rebato: no se trata de volver a la esencia (¿por qué no elegir el modelo peripatético de los antiguos griegos por ejemplo?) sino a la época dorada del autoritarismo vertical. Cuando no existía Internet ni la descentralización del saber, cuando no era posible la interactividad: algo así como el regreso a la seguridad de un formato.

Este es uno de los encantos del sistema escolar, de los colegios e institutos: evocan paraísos perdidos. La época preconsumista del orden casi militar, ahora que el Ejército es una ONG, del respeto a la Iglesia ahora que hay una crisis absoluta de vocaciones.

En todo caso, la única rendija por la que se ha asomado la economía de la abundancia al cole es la de los libros de texto: muchos e inútiles algunos, pero un gran negocio. Y de paso, un soporte cómodo para unos profes que no quieren echar mano de su propia cosecha (como hacían antes) ni de Internet (como harán después)

Anuncios

Una respuesta

  1. […] La escuela en la economía de la abundancia […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: