Alumnos que flotan

Tuvimos un alumno de estos que ni estudiaba ni atendía ni asistía regularmente. Amonestaciones, expulsiones, llamadas telefónicas a la familia, entrevistas con la madre y el tío… así, semanas tras meses tras dos años. Hasta que medio desapareció. En marcha el protocolo de absentismo. Comunicación a los servicios sociales, entrevistas con el orientador… así otra temporadita más.

Y durante este tiempo vuelvo a pensar que la Administración (que siempre tiende a lo kafkiano) refuerza en estos casos su impenetrabilidad, como estrategia para que el problema se resuelva solito simplemente con el paso del tiempo. Dejar que los protagonistas (familia, escuela, monitores…) se cansen y relajen, se olviden hasta que el alumno llegue a los 16 o 17 años y empiece a buscarse la vida lejos del sistema escolar.

La cuestión: el alumno se integró al fin en un programa de iniciación profesional, que limitaba su asistencia a nuestro centro a un día semanal.
El primer día llegó tarde, entró en el aula diciendo “hijo de puta” a un compañero, se negó a seguir las indicaciones de la profesora…

¿Dónde está previsto que se den casos como este?

Anuncios

Una respuesta

  1. Lo del absentismo es un escándalo, si la educación es obligatoria hasta los 16, con lo que ha costado, es inadmisible que se permita que alumnos desaparezcan. Pero como dices es más cómodo marear la perdiz con papelelo y tiempo y que luego ya no se pueda hacer nada

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: