La clase concurso

Haces una pregunta en clase de 1º de ESO y contestan dos, tres, cinco alumnos. Sin esperar ni pedir turno de palabra. Y responden cualquier cosa, absurda, inverosímil, ajena por completo a la pregunta. Sin conocimiento de causa pero con entusiasmo de participar. Puro blablabla. Tampoco les importa errar. Si no aciertan a la primera, prueban con una segunda respuesta, con una tercera.

Y uno no puede regañarlos ni siquiera mostrarles la mediocridad de su conducta.
En realidad, los preadolescentes se limitan a comportarse como han sido entrenados. Repiten, sin filtro ni conciencia, pautas aprendidas en la casa, la calle y en la tele.
Ah, esos concursos televisivos donde los participantes contestan cualquier cosa con ánimo de acertar y donde los presentadores hacen gala de su complicidad.

Moraleja: si quieres una clase amena y participativa, pregunta a menudo al grupo, deja que tus alumnos se desfoguen con la ilusión de acertar.
Y si además quieres triunfar como profe, instaura algún tipo de premios o de rondas de clasificación hasta llegar a la gran final.
Y si aún aspiras a más, crea un sistema de nominaciones. Que los alumnos en masa puedan elegir y eliminar a los alumnos candidatos.

Anuncios

There are no comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: